Deportes

Vila-real se echa a la calle

Vila-real enloqueció con el primer título oficial de su club, de su Submarino. La fiesta empezó a primera hora de la tarde y finalizó a la 1 de la madrugada, por obligación y por el toque de queda que todavía perdura en la Comunitat. Pero eso no evitó que la afición amarilla se echase a la calle para celebrar la gesta ante el Manchester.

Tracas, bombas de humo, bufandas y camisetas inundaron de amarillo las calles del centro de Vila-real. Hasta la Policía tuvo que intervenir para desalojar el punto de encuentro por la masificación y porque la hora del toque se queda se aproximaba.

Muchos aficionados decidieron ver el partido en las terrazas y en los bares cercanos a la Plaza Mayor, punto de encuentro de todas las celebraciones del Villarreal. Tras el penalti detenido por Rulli, se vivió una locura. Nadie en el pueblo recordaba una fiesta así.

Artículos relacionados

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button
Close
Close