Moda

Puig abre su nueva etapa en sostenibilidad firmando un crédito verde de 200 millones con Banco Sabadell

Madrid – Dando un paso más en su transformación como una empresa más comprometida y respetuosa con el medio ambiente, el Grupo español de moda y belleza Puig, matriz de un amplio abanico de marcas comerciales entre las que encontramos firmas de moda como Jean Paul Gaultier, Ninna Ricci, Paco Rabanne, Dries Van Noten o la cadena de perfumerías británica Penhaligon’s, acaba de formalizar un crédito sostenible de 200 millones de euros con la entidad financiera de Banco Sabadell. Un nuevo vehículo de financiación, el primero de estas características que pasa a firmar la multinacional, cuyos márgenes, intereses e incentivos quedarán ligados a la evolución de dos indicadores medioambientales: el volumen de emisiones directas de la compañía y el volumen de emisiones indirectas generadas por la electricidad consumida y comprada para sus procesos de fabricación y operaciones.

En ambos casos, y según las informaciones adelantadas por medios generalistas como El Periódico de Cataluña, los indicadores se medirán en base al Protocolo de Gases de Efecto Invernadero (GHG Protocol), la herramienta internacional más utilizada para el cálculo y la contabilización de las emisiones de efecto invernadero. Sistema que contará con unos métodos de medición que cumplirá con los criterios de la “Science Based Targets initiative” (SBTi), iniciativa impulsada de manera conjunta por el Comité de Políticas de Desarrollo de la ONU, el Pacto Mundial de Naciones Unidas, el Instituto de Recursos Mundiales (WRI) y el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), que tiene como principal objetivo el de fomentar los esfuerzos corporativos de las empresas por evolucionar hacia modelos más comprometidos y reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero.

“En 2020, inmersos en uno de los contextos más difíciles de los últimos tiempos a causa de la crisis sanitaria y económica provocada por el Covid-19, culminamos con éxito nuestro primer programa de sostenibilidad iniciado en 2014”, explicaba el propio Marc Puig, presidente ejecutivo del Grupo, a lo largo de unas declaraciones recogidas por el citado medio de noticas. Superado ese primer capítulo, ahora “nos preparamos para una nueva y ambiciosa hoja de ruta”. Una nueva etapa que “estará basada en el refuerzo” y en la “mejora continua” de “los cinco pilares estratégicos” del Grupo, así como en “la integración de aquellas certificaciones y compromisos internacionales más relevantes”.

Mientras tanto, desde la entidad financiera, César González-Bueno, consejero delegado de Banco Sabadell, apuntaba que “esta operación encaja perfectamente” con la estrategia de la entidad. Mostrándose como un último, y significativo, ejemplo de esos cerca de 3.620 millones de euros de financiación sostenible, según informaciones de EuropaPress, que el Banco habría formalizado ya a través de diferentes instrumentos de financiación sostenible.

Abriendo una nueva etapa de objetivos sostenibles

Como bien se encargaban de anunciar desde la propia compañía española el pasado 28 de abril de este mismo año de 2021, en 2020, coincidiendo con el pleno auge de la pandemia, Puig cerraba su primer programa de Sostenibilidad. Una etapa que había iniciado en 2014, a la que a partir de ahora buscará dar continuidad trabajando sobre un marco de iniciativas ASG (ambientales, sociales y de gobernanza corporativa), que se encargará de desarrollar desde un enfoque global sobre todas las estructuras y procesos del Grupo.

Entre los avances, en materia de responsabilidad ambiental y sostenible, logrados durante todos estos últimos años, desde Puig han logrado completar todos los objetivos que se habían fijado como parte de su primer programa de sostenibilidad. Unas metas entre las que encontramos las de ser una compañía de cero residuos a vertedero, el dotarse de una producción neutra en carbono, alcanzar el 100 por cien de electricidad renovable en las instalaciones gestionadas por Puig, el disponer del 100 por cien de alcohol con origen natural, la reducción del consumo de papel por empleado en un 84 por ciento, la reducción del volumen de los “coffrets” (cajas) de las marcas Lifestyle en un rango del 20-25 por ciento, y el que el 100 por cien del cartoncillo de los plegables tenga su origen en bosques gestionados de manera sostenible.

Además de toda esta serie de éxitos, fue durante el pasado 2020 el momento en el que Puig realizó por primera vez el cuestionario de clima de CDP (Carbon Disclosure Project), “dando un paso más en la medición, transparencia y adopción de medidas que impacten en una reducción directa de las emisiones de gases de efecto invernadero”, destacaban entonces desde la compañía española. Un compromiso al que se sumaba su adhesión a la Science Based Targets initiative” (SBTi), de ahí la importancia de que los baremos de medición sostenible de este nuevo crédito con Banco Sabadell cumplan con los criterios de la SBTi. Iniciativas en suma con las que ha continuado avanzando sobre una política corporativa con la que ha logrado reducir en un 55 por ciento su huella de carbono total desde 2014.

“Uno de los principales compromisos de Puig”, detallaban desde la compañía española el pasado mes de abril, “es dejar un mundo mejor para la siguiente generación”. Con vistas a dar buen cumplimiento a esa loable meta, “se ha elevado la ambición en el camino hacia la sostenibilidad” de la multinacional. Como resultado, y después de haber “cerrado el primer programa de Sostenibilidad de Puig lanzado en 2014”, ahora “la compañía trabaja en un marco ASG” con el que buscará dotar de “un enfoque global que abarque todas las unidades de negocio” del Grupo a una serie de iniciativas, con las que vendrá a definir una nueva “agenda de sostenibilidad a nivel marcas, con énfasis en medioambiente y aspecto social”.

“Reafirmados en nuestra experiencia”, apuntaba por su parte Marc Puig, “nos preparamos para una nueva y ambiciosa hoja de ruta que estará basada en el refuerzo y mejora continua de los cinco pilares estratégicos, así como la integración de aquellas certificaciones y compromisos internacionales más relevantes”. “En esta línea”, añadía “Puig se ha adherido recientemente al Pacto Mundial de las Naciones Unidas, una iniciativa que confirma el compromiso con los diez principios universales de las Naciones Unidas, así como los ODS”. “La nueva estrategia global de desarrollo sostenible de Puig”, entraba a detallar, “contará con una serie de objetivos desafiantes y medibles que serán implementados de manera progresiva hasta 2030”. “En estos tiempos difíciles, el compromiso con la transformación hacia un modelo de negocio cada vez más sostenible e inclusivo”, donde “prime la visión a largo plazo”, es “indispensable para enfrentar los retos a los que como personas y sociedad debemos dar respuesta”.

Artículos relacionados

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button
Close
Close