Moda

Prada y Zegna se hacen con el proveedor italiano Filati Biagioli Modesto

Madrid – Esas colaboraciones que las grandes firmas y grupos de la moda llevan ya tiempo alumbrando en el campo del diseño, parece que están ahondando bien seriamente en su cultura empresarial, como así demuestran la asociación, raramente vista dentro de la industria, entre los grupos italianos especializados en el sector de la moda-lujo Prada y Ermenegildo Zegna. Desde donde, a última hora del día de ayer, anunciaban un acuerdo para hacer con las riendas de la compañía italiana Filati Biagioli Modesto. Empresa ubicada en la localidad de Montale, al norte de la región de la Toscana, con más de un siglo de historia como compañía especializada en la confección de cashmere y de otros hilos de gran calidad, a lo largo de un proceso que ha sabido modernizar aunando artesanía, tecnología y sostenibilidad.

En base a los términos del acuerdo, los grupos Prada y Ermenegildo Zegna pasarán a contar con una participación del 40 por ciento, respectivamente, de la empresa. Mientras que del 20 por ciento restante, el 15 por ciento se mantendrá en manos de la familia Biagioli, y el 5 por ciento restante irá a parar a manos de Renato Cotto. Natural de la provincia de Biella, en la que Zegna ahonda sus orígenes, con una dilatada trayectoria dentro del sector textil y que será designado consejero delegado de la empresa. Mientras que Gildo Zegna, actual director ejecutivo del Grupo, pasará a ocupar el cargo de presidente, y Franca Biagioli, de la familia Biagioli, y Patrizio Bertelli, director ejecutivo del Grupo Prada, pasarán a ocupar respectivos puestos dentro del consejo de administración de la compañía.

“Esta adquisición está en línea con la filosofía que el Grupo Prada siempre ha mantenido”, dirigida a poder ejercer “el control directo sobre toda la cadena de suministros, con el fin de poder así garantizar y no poner en compromiso sus estándares de calidad a lo largo de cada una de las distintas etapas del proceso de producción”, se encargaba de apuntar el propio Patrizio Bertelli, CEO del Grupo Prada y marido de la diseñadora Miuccia Prada, a través de un comunicado emitido de manera conjunta por parte de ambas compañías italianas. “Representa una inversión estratégica que nos permitirá preservar el ‘saber hacer’ y la centenaria tradición, basada en la excelencia italiana, empleada para la producción de unos hilos de gran finura”. Y ello al mismo tiempo que igualmente sirve como ejemplo de la abierta “actitud de cooperación entre dos grupos italianos”, en pos de ese “objetivo tan esperado de poder asentar un nuevo enfoque de trabajo en equipo dentro de la industria de la moda y de la manufactura italiana”.

Photo Credits: Gildo Zegna, CEO del Grupo Zegna.

“La adquisición de históricas empresas italianas, cada una especializada en sus respectivos sectores, ha permitido a Zegna a lo largo de los años dar forma a un auténtico laboratorio textil de productos de lujo, con el objetivo de producir tejidos de la más alta calidad, al mismo tiempo que salvaguarda la singularidad única de una cadena de suministros italiana”, añadía por su parte Gildo Zegna. “Estoy particularmente orgulloso de esta nueva adquisición”, enfatizaba el alto directivo italiano, “porque, al tiempo que logramos sumar otra prestigiosa empresa especializada en la confección de hilos a nuestra división textil, me acompaña en este viaje un gran empresario de la industria de la moda italiana”.

Preservando el “buena hacer” del “Made in Italy”

Como bien se encargan de destacar ambos directivos, con esta adquisición Zegna y Prada vienen a preservar el “buen hacer” y esa larguísima tradición artesanal que tanto, y tan bien, han venido caracterizando y respaldando a los sectores de la moda y del textil italianos, y todo ello al tiempo que logran valerse de un proveedor propio con la capacidad de facilitarles de unas fibras de una gran calidad. Acción así pues con la que no solamente logran salvaguardar las cualidades inherentes a la marca “Made in Italy”, sino potenciarlas y garantizarlas como unos valores integrados dentro de sus propias colecciones y productos.

Gracias a esta asociación, el Grupo Prada viene a reforzar unas estructuras propias, integradas a día de hoy por 23 fábricas propias, por una plantilla de aproximadamente 13.000 trabajadores y una red comercial compuesta por cerca de unas 633 tiendas físicas y portales digitales, a través de los que logra distribuir a más de 70 países las colecciones de sus marcas Prada, Miu Miu, Chruch’s y Car Shoe.

En cuanto al Grupo Zegna, fundado en 1910 en Trivero, la compañía se encuentra ahora dirigida por el nieto de su fundado, Gildo Zegna. Tercera generación de la familia en liderar una empresa presente a día de hoy en más de 80 países, y que bien ha sabido reforzar sus estructuras con adquisiciones como esta de Filati Biagioli Modesto. Operación que viene a seguir a la que el mismo Grupo anunciase a comienzos de este mismo mes de junio de 2021, momento en el que comunicaba haber adquirido una participación mayoritaria de Tessitura Ubertino. Una compañía especializada en la confección de tejidos de alta gama para mujer con sede en Pratrivero, en la provincia de Biella, de la que Zegna lograba hacerse con un 60 por ciento, manteniéndose el 40 por ciento restante y la gestión diaria y la dirección creativa de la empresa en manos de los hermanos Ubertino. Una serie de adquisiciones todas ellas con las que el Grupo Zegna ha venido dando forma a una división de textiles de lujo, especializada en la preservación de ese “buen hacer” y de esa calidad artesanal propias de la confección italiana, y de la que ya forman parte empresas de larga tradición, como unas Bonotto, Dondi y Tessitura di Novara, a las que ahora se han terminado sumando Tessitura Ubertino y Filati Biagioli Modesto.

Photo Credits: Filati Biagioli Modesto.

Artículos relacionados

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button
Close
Close