Entretenimiento

Perfilan ruptura de republicanos en torno a Trump

Ciudad de México— El expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, respaldó públicamente a Kelli Ward, quien ganó este sábado la elección para un segundo mandato como titular del Partido Republicano en Arizona, en lo que fue su primera acción política desde el término formal de su gobierno, el pasado 20 de enero, publicó The Washington Post .

De acuerdo con The Washington Post, Ward -quien ha respaldado los alegatos infundados sobre un supuesto fraude electoral y ha mantenido una línea de división frente al Gobernador de Arizona, el también republicano Doug Ducey- recibió una llamada telefónica, aparentemente grabada, en la que Trump le ofreció “total y absoluto respaldo” de cara a su reelección. 

Por otro lado, medios locales han remarcado que Ward se ha manifestado a favor de la creación de un hipotético partido “Hagamos a Estados Unidos grande otra vez”, el cual podría bautizarse a partir del principal lema de campaña y Gobierno Trump.

Ward, quien se ha descrito como una “republicana de Trump”, ganó la reelección por un estrecho margen de 51.4% frente a 48.5%, un triunfo que medios como el Post han calificado como la primera victoria de Trump en aras de mantener relevancia política tras el fin de su mandato.

La líder republicana, quien se ha desempeñado como legisladora estatal y perdió en dos primarias del partido para el Senado en D.C., también ha mencionado que el camino que el partido debía seguir tenía que ser para mantener comprometidos a los 74 millones de votantes de Trump.

Según el rotativo de la capital estadounidense, a lo largo de las últimas semanas el ex Presidente ha cortejado con la idea de crear un partido político, que podría llevar el nombre de “Partido Patriota”, a fin de congregar a algunos de sus partidarios y de disuadir a los legisladores republicanos que piensen votar por su condena durante su próximo juicio político en el Senado, bajo el argumento de evitar una división profunda entre el bloque conservador.

Con base en el testimonio de fuentes allegadas a Trump, quienes hablaron con el Post bajo condición de anonimato, el otrora jefe de Estado podría darse a la tarea de reclutar a candidatos y de comisionar encuestas la próxima semana en distritos de legisladores -como Lisa Murkowski, Liz Cheney y Tom Rice- que, entre otras cosas, se opusieron a respaldar sus alegatos de fraude y se formaron detrás de la moción de juicio político.

A partir de lo dicho por las fuentes, Trump presuntamente contraría con más de 70 millones de dólares de campaña que podrían canalizarse para este esfuerzo.

Frente a esta potencial situación, mandos republicanos en el Congreso federal de EU, como Kevin McCarthy, líder de la minoría en la Cámara de Representantes, han trabajado con el objetivo de supuestamente blindar a aquellos legisladores del partido que se hayan mostrado a favor de enjuiciar a Trump.

Por su parte, Ronna McDaniel, presidenta del Comité Nacional del Partido Republicano, se ha pronunciado en contra de la división del partido y de la creación de terceras fuerzas.

Asimismo McDaniel rechazó las medidas de los líderes del partido en el estado de Arizona sobre la censura, simbólica, pero significativa, que impusieron sobre correligionarios en el marco de las elecciones para la presidencia regional del partido, como el Gobernador Doug Ducey, el legislador Jeff Flake y Cindy McCain, la viuda del senador John McCain, quienes rompieron abiertamente con Trump.

“Tener diferencias en el partido está bien. Siendo un partido que se opone rotundamente a la cultura de la cancelación, debemos reconocer que purgar no es bueno. Dejemos que los votantes tomen la decisión”, expuso McDaniel. “La única forma de ganar en 2022 es si empezamos a deshacernos de este purismo y cancelamos la cultura en nuestro propio partido”.

Luego de lo sucedido, Cindy McCain escribió en su cuenta de Twitter que era “un gran honor estar incluida en un grupo de arizonenses que han servido tan bien a nuestro estado y a nuestra nación (…) y que, como mi difunto esposo John, han sido censurados por el Partido Republicano de Arizona. Usaré esto como una insignia de honor”.

En torno a este conflicto, varios integrantes del Partido Republicano han contrariado a sus propios compañeros a causa de su postura sobre el asalto al Capitolio, el pasado 6 de enero, y la consiguiente iniciativa para un segundo juicio político en contra de Trump.

Algunos, como Mitch McConnell, líder de la minoría en la Cámara alta, ha cargado directamente contra el ex Presidente por lo ocurrido en la sede legislativa. En contraste, los partidarios más acérrimos de Trump han criticado -bajo el amago de una profundización de la división interna- a los republicanos que han hecho este tipo de afirmaciones.

Mientras tanto, la popularidad del ex Mandatario entre la base de votantes del partido ha continuado sólida. De acuerdo con una encuesta realizada por el Post, en colaboración con ABC News, 6 de cada 10 simpatizantes republicanos consideran que el partido debería seguir el liderazgo de Trump.

Con información de The Washington Post y AP.

Artículos relacionados

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button
Close
Close