Deportes

Once de gala para atar los cuartos y mirar a Gdansk

Imprimir

Sólo han pasado siete días del peor momento del Villarreal esta temporada. Arrastraba una crisis galopante de ocho partidos consecutivos sin ganar en Liga y vivía angustiado con la seria amenaza de que el Dinamo, rebotado de la Champions, terminara de arruinarle una temporada mediocre en España sin cuarto puesto ni Copa. Hoy, el equipo de Emery no sólo tiene encarrilado el pase tras el 0-2 de la ida (goles de Pau y Albiol) sino que, además, recuperó la sonrisa el domingo en Eibar. Un triunfo que le ha recordado que tiene banquillo y que sigue intacta su ilusión por jugar la primera final de su historia. Si algo tiene bueno esta locura de calendario, es que no hay tiempo para sacar pecho o, como sucede en este caso, para lamentarse un segundo (sigue el partido de hoy en directo en As.com).

La ventaja en la eliminatoria y la fe en levantar el título en Gdansk (Polonia) no ha confundido al personal. Por eso, el Villarreal tendrá más titulares que nunca. Vuelve Asenjo por la fisura en la mandíbula que tiene KO a Rulli y regresa Mario tras varios meses lesionado. La única novedad, que ya no lo es tanto, será la aparición de Funes Mori para suplir a Pau. Otra sorpresa, menos probable, podría ser la apuesta de Bacca por Alcácer. El colombiano, con el hambre intacta, viene de cumplir con nota en Ipurua. Pero de él, con su ejemplar rendimiento, nunca podría decirse que es suplente, sino un titular que se pasa demasiados minutos esperando el balón en la banda.

El Dinamo exigirá lo mejor. Aterriza tras encarrilar su campeonato en Ucrania, recupera tocados y ha cohesionado a un once que sus fieles saben y repiten de memoria. Este curso ha logrado a domicilio siete resultados que le valdrían ahora para pasar a cuartos. Cuidado con las confianzas.

Artículos relacionados

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button
Close
Close