Moda

Nike abre la veda contra los customizadores de zapatillas con varias demandas en Estados Unidos

Madrid – Desde la compañía estadounidense Nike, multinacional líder en
el sector de la moda deportiva, bien conocen el valor, prácticamente
icónico, del que gozan tanto muchos de sus modelos, como el nombre mismo de
sus marcas. Cuyas siglas y logotipos ya hace mucho tiempo que pasaron a
formar parte de la cultura mainstream. Un aprecio hacia la marca
norteamericana, sus distintas marcas y productos, que ha llegado a situarse
más allá de cualquier cuestión prosaica, ya fuese esta concerniente al
precio de los diseños o a la propia naturaleza de los modelos.

Algo esto último que, desde un cierto punto de vista, bien puede llegar
a resultar hasta ilógico, y que es precisamente lo que ha hecho que de un
tiempo a esta parte no hayan hecho más que proliferar las empresas
dedicadas a customizar y personalizar diferentes modelos fabricados por la
compañía, que prácticamente en el acto pasan a convertirse en auténticos
objetos de deseo por los millones de apasionados de Nike y de sus marcas
Jordan y Converse. Una actividad que, por muy reflejo que sea del elevado
interés que despiertan las firmas de la multinacional, desde Nike se han
decidido a frenar a toda costa. Finalidad para la que acaban de emprender
una férrea batalla legal, abriendo la veda ante los tribunales contra todas
aquellas empresas que están sacando un rédito económico por la
personalización de sus diseños.

El argumento de Nike: customizaciones que deben considerarse como
productos falsificados

Como si de simples falsificadoras de productos se tratasen, hemos podido
conocer que a lo largo de esta última semana la multinacional ha
interpuesto distintas demandas ante los tribunales federales de Oregón,
donde Nike tiene su sede central, y de California, contra distintas
compañías dedicadas a la venta de diseños personalizados y customizados de
modelos de Nike y de sus marcas Jordan y Converse.

Entre las compañías demandadas, se encontrarían la empresa californiana
especializada en customización de productos Customs by Ilene Inc., que
opera a través de una Drip Creationz cuyos diseños modificados del modelo
Air Force1 de Nike han terminado captando, para mal, la atención de la
multinacional deportiva; así como Kickrich LLC. Empresa de Oregón a través
de la que canalizaría las ventas de sus productos un joven artista de la
customización, cuyas llamativas creaciones habrían terminado protagonizando
otra de las demandas, y eso a pesar del aviso con el que acompañan a cada
uno de los diseños que da a conocer a través de las redes sociales, con el
que advierte que “estos zapatos no son una colaboración oficial con la
marca Nike” o “Jordan Brand”, sino que “han sido hechos como pura expresión
artística”. Un argumento que, visto lo visto, no ha terminado por calar en
la multinacional deportiva.

“Aunque los productos ‘customizados’ de los demandados puedan hacer uso
de piezas genuinas de zapatos Nike y Converse, las piezas originales están
tan alteradas y combinadas con piezas no originales o con los emblemas de
otras marcas, que ya no pueden considerarse zapatos Nike o Converse”,
argumentarían desde Nike en uno de sus escritos de demanda, según las
informaciones adelantadas por el medio estadounidense de noticias Wwd. “Por
el contrario, se convierten en nuevos productos sobre los que Nike y
Converse no tienen ningún control”.

“Nike y Converse no desean limitar la expresión individual de creativos
y artistas, muchos de los cuales son algunos de los mayores fans de
nuestras marcas”, aclaran desde Nike en una de las demandas presentadas
esta semana. Pero sin embargo “Nike y Converse no pueden permitir que
‘customizadores’ como los acusados creen un negocio sobre la base de sus
marcas comerciales, socavando el valor de esas marcas y el mensaje que
transmiten a los consumidores”, argumentan desde la multinacional de
prendas y artículos deportivos. “Mientras más ‘customizaciones’ no
autorizadas se fabriquen y se vendan, más difícil será para los
consumidores identificar aquellas colaboraciones autorizadas y productos
auténticos; llegados a un punto, nadie sabrá qué productos han aprobado
Nike y Converse y cuáles no”.

Como fin último de las demandas, según recogen otros medios
estadounidenses como Complex, desde Nike sostienen que, debido a esas
“alteraciones” sustanciales sobre sus modelos originales, los diseños que
fabrican y ponen a la venta los demandados atentan contra la propiedad
intelectual de sus marcas y diseños, debiendo considerarse como productos
falsificados. Una acción en contra de los intereses de la compañía, por la
que reclamarían una indemnización económica, por una cantidad a determinar
en el juicio, así como una orden judicial que impida a los demandados
seguir vendiendo productos que perjudiquen la imagen de sus distintas
marcas comerciales.

Photo Credits: Modelos customizados de KickRich y Drip
Creationz.

Artículos relacionados

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button
Close
Close