Moda

LVMH dispara un +62 por ciento sus beneficios frente a sus cifras prepandemia

Madrid – Siguen sucediéndose las buenas noticias en el holding internacional francés especializado en bienes y artículos de lujo LVMH. Y es después de cerrar un complicado ejercicio de 2020 durante el que logró, finalmente, contener sus pérdidas y reducirlas hasta “solo” un -17 por ciento respecto de sus cifras anteriores a la pandemia, y de un primer trimestre de 2021 en el que sus cuentas ya reflejaron un +8 por ciento de crecimiento con respecto a sus niveles de facturación de 2019, la compañía acaba de cerrar un primer semestre de ejercicio de 2021 en el que ha registrado unos ingresos totales por valor de 28,7 mil millones de euros. Valor que representa un incremento del +56 por ciento en comparación con el mismo periodo de 2020, y de un +14 por ciento con respecto a los ingresos obtenidos por la multinacional durante el mismo primer semestre de 2019.

Como resultado de este incremento de su facturación, el beneficio neto de la multinacional francesa experimentó un increíble aumento del +913,22 por ciento, después de pasar de los 522 millones de euros registrados en 2020, hasta los 5.289 millones de euros con los que lograba cerrar este primer semestre de 2021. Cifra que a su vez representa un aumento del +62 por ciento con respecto al beneficio neto obtenido por la compañía durante el mismo primer semestre de 2019.

“LVMH ha disfrutado de un excelente semestre, y ahora está cosechando los beneficios de haber seguido innovando e invirtiendo durante toda la pandemia en su modelo de negocio, a pesar de encontrarnos en mitad de una crisis mundial”, explicaba Bernard Arnault, presidente y director ejecutivo de LVMH, a través de unas declaraciones difundidas desde la propia multinacional del lujo francesa. “La creatividad, la la alta calidad y la naturaleza duradera de nuestros productos, así como el sentido de responsabilidad que nos impulsa, han sido valores fundamentales a la hora de permitirnos resistir con éxito los efectos de la pandemia; y seguirán firmante arraigados en todas nuestras Maisons, asegurando así su continuo atractivo”.

En cuanto a los aspectos que han marcado la evolución de la multinacional durante este primer semestre de ejercicio, periodo que concluía el pasado 30 de junio, Arnault destacaba “la intregración de Tiffany’s y la inauguración de La Samaritaine, después de un ambicioso proceso de renovación”. “En el contexto actual”, añadía el presidente del holding, “a medida que salgamos de la crisis sanitaria y veamos una recuperación de la economía a nivel global, creo que LVMH se encuentra en una excelente posición para continuar creciendo y fortaleciendo aún más nuestra posición de liderazgo en el mercado mundial del lujo”. “Dado que Francia es la principal área de contratación y el país de origen de muchos de nuestros productos”, expresaba con cierto regusto chovinista el principal directivo de la multinacional, “el crecimiento de LVMH beneficia hoy al país, aún más lo hará mañana, y todas nuestras Masions se enorgullecen de poder hacer sus contribuciones”.

Moda y marroquinería, principal fuente de ingresos y beneficios del holding

Entrando ya a analizar algunos de los capítulos más destacados que ha dejado este primer semestre de año para la multinacional francesa, por áreas de negocio el de moda y marroquinería sigue manteniéndose como la principal fuente de ingresos y de beneficios del Grupo, generando unas ventas totales por valor de 13.863 millones de euros, un +75,53 por ciento más que con respecto a los 7.989 millones de euros de facturación que generaron las casas de moda de la compañía durante el mismo primer semestre de 2020, y un +32,98 por ciento más que con respecto a los 10.425 millones de 2019.

Después del área de moda y marroquinería, le siguen en importancia dentro del Grupo, por volumen de facturación, la de venta minorista selectiva, con 5.085 millones de euros en ingresos obtenidos a través de los centros comerciales propiedad del holding y de su cadena de belleza Sephora; relojería y joyería, con 4.023 millones de euros en ventas; perfumería y cosmética, con 3.025 millones de euros; y por último vinos y licores, con 2.705 millones de euros en ingresos.

Este orden, atendiendo a su volumen de ingresos, varía no obstante notablemente si atendemos a términos de beneficios operativos, con una área de moda que sigue manteniéndose en primera posición, generando 5.660 millones de euros, tras la que se sitúan, mostrando una mayor rentabilidad, las áreas de vinos y licores (924 millones de euros), joyería y relojería (794 millones de euros), perfumería y cosmética (393 millones de euros), y venta minorista selectiva (131 millones de euros).

Objetivo: seguir reforzando su posición de liderazgo en el sector del lujo

En cuanto de cara a lo que resta de ejercicio, la compañía no ha ofrecido ninguna estimación en cuanto a términos de perspectivas de ingresos o beneficios. Limitándose en esta ocasión a asegurar que seguirán manteniéndose en su actual estrategia, enfocada a “fortalezar” de manera continua el atractivo de sus marcas, y anunciar el próximo pago de un dividendo de 3 euros el próximo jueves 2 de diciembre de 2021.

“Nuestra estrategia de enfocarnos en la más alta calidad en todas las actividades que realizamos, combinada con el dinamismo y la creatividad de nuestros equipos”, apostillan desde el holding francés, “nos permitirá reforzar la posición de liderazgo global de LVMH en artículos y bienes de lujo una vez más en 2021”.

Artículos relacionados

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Compruebe también
Close
Back to top button
Close
Close