Deportes

Los Mavs pierden y Doncic se enfada: “Decisión del entrenador…”

La temporada pasada, los Bucks ganaron a casi todo el mundo… menos a los Mavericks: 0-2 en Regular Season contra los texanos en unos duelos europeos Giannis Antetokounmpo-Luka Doncic que van para clásicos de esta generación NBA. Los Bucks, que aprietan en el Este (ahora 9-4) mientras miran de reojo como se alza un gigante en Brooklyn, se quitaron la espina con un triunfo (112-109) que dejó a los Mavericks casi en el 50% (6-5), con su racha de cuatro victorias seguidas frenada y frustrados porque tuvieron hasta tres tiros para cambiar el resultado final.

Pero, esa es la cuestión a largo plazo, los de Rick Carlisle acabarán sacando conclusiones positivas de la visita a Wisconsin. Siguen en cuadro por los protocolos sanitarios (sin Richardson, Brunson, Finney-Smith, Powell y Kleber) y Kristaps Porzingis (15+10 pero 6/19 en tiros y 4 pérdidas por una asistencia) dejó claro que todavía tiene que coger ritmo de juego en el segundo partido tras su lesión (se movió bien, ejecutó mal). Y los Bucks amenazaron con romper el partido en el primer tiempo (43-29) antes de una reacción liderada por la segunda unidad. Sumado todo eso, y visto el rival que había enfrente, el partido fue, pese a la derrota, una muestra de la competitividad de los Mavericks… que acabaron perdiendo, claro.

Y a Luka Doncic no le gustó. El esloveno acabó con 28 puntos, 9 rebotes y 13 asistencias. Se quedó en un 1/7 en triples y un 3/7 en tiros libres, pero condujo la carga final de su equipo con 11 puntos en los últimos seis minutos y medio. Los Mavs pasaron de descolgarse (100-94) a ponerse por delante (103-104) después de siete puntos seguidos de Doncic y un triple de James Johnson. Ahí surgió Khris Middleton (25 puntos, 8 rebotes, 6 asistencias). El escolta, uno de los mejores jugadores del arranque de temporada, aplicó una precisión quirúrgica para anotar dos triples esenciales y apilar dos tiros libres para ocho puntos definitivos en los últimos 150 segundos. Brook Lopez anotó el último tiro libre pero antes, con 109-107 y en el último minuto, los Mavericks tuvieron tres opciones de cambiar el partido. Doncic falló de dos y después, en el siguiente ataque tras un error de Jrue Holiday, Trey Burke erró un triple (-21 segundos), Cauley-Stein cogió el rebote y los Mavs alargaron el ataque sin pedir tiempo y sin poner la bola en manos de un Doncic que aireó su frustración cuando (-10 segundos) fue Porzingis el que falló el siguiente tiro, un triple para nada mal seleccionado pero que ni se acercó a entrar.

Después del partido, Doncic no quiso ir mucho más allá y se expresó con una significativa diplomacia: “Fue decisión del entrenador”, dijo sobre ataque alargado sin pedir tiempo muerto tras el rebote ofensivo, “si hubiéramos metido el tiro, todo habría estado bien. Metes el tiro y todo es diferente. Pero no sé, es decisión del entrenador pedir o no pedir tiempo muerto, así que creo que es una buena decisión”. Y Carlisle no quiso aclarar si había hablado con su estrella sobre el enfado que aireó en pista (“No voy a hablar de eso en público”) y explicó la lógica de su decisión: “Tuvimos dos buenos tiros, ahorramos un tiempo muerto… es lo mejor que puedes pedir en una situación así. Es difícil pedir tiempo muerto para salir y jugar contra la defensa de los Bucks bien posicionada otra vez. Si puedes poner la bola en manos de tu mejor jugador, tendrás mejores oportunidades. Pero creo que tuvimos dos buenas opciones”.

Los Bucks (6-1 en su pista) ganaron con 31 puntos, 9 rebotes y 1 asistencias de Antetokounmpo, que perdió 5 bolas y se quedó en un terrible 1/10 en tiros libres (¡12/25 los Bucks!). En los momentos decisivos, cuando apareció Middleton, el griego pareció más cohibido de lo habitual y percutió menos hacia el aro, tal vez porque no tenía muchas ganas de pasar por la línea de tiros libres.

 

Artículos relacionados

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Compruebe también
Close
Back to top button
Close
Close