Deportes

La Real sueña con un imposible

Imprimir

“Es imposible… dijo el orgullo. Es arriesgado… dijo la experiencia. No tiene sentido… dijo la razón. Inténtalo… susurró el corazón”. Esta célebre frase puede resumir perfectamente el estado de ánimo con el que afronta la Real Sociedad el partido de vuelta de estos dieciseisavos de final de la Europa League contra el Manchester United (sigue el encuentro en directo en As.com). Después del 0-4 del partido de ida (en Turín aunque fueran locales los donostiarras), todo está perdido. O eso es lo que dicen la razón. El corazón, que es la base de todos los aficionados al deporte, deja todavía un pequeño resquicio para la esperanza. Especialmente, para los más optimistas. Por muy pequeño que sea, uno siempre sueña con que su equipo protagonice una de esas hazañas que luego son recordadas con el paso de los años. Eso es lo que buscará la Real en Old Trafford, alcanzar lo que parece imposible. Y no parece que haya mejor escenario para soñar despierto que el mítico ‘teatro de los sueños’.

No obstante, no se dejen engañar mucho por el corazón, y en este caso hagan más caso a la cabeza. Después de lo visto en el partido de la semana, esta Real todavía está lejos de este United, especialmente en el apartado físico. El potencial de los ‘Diablos rojos’ fue tan descomunal que casi ridiculizó a los donostiarras. Así que el objetivo debe ser, quizá, menos ambicioso que el de pensar en remontar la eliminatoria. El reto primero es competir con este Manchester en su casa, con lo que ello conlleva. Porque salvo algunos minutos aislados, en Turín no fue capaz. Imanol y sus chicos se han marcado la idea de lavar su imagen, demostrar a todo el mundo futbolístico que no están tan lejos del equipo inglés. Si logra dar ese primer paso, puede que en algún momento del partido se le presente la oportunidad de volverse a meter en la eliminatoria. Y si lo aprovecha, entonces habrá opciones. Suena a broma, pero habrá que ir con ese pensamiento, porque el corazón atiende a razones que la razón no puede comprender.

El mensaje que se le lanza desde el vestuario es que de reojo se está mirando a la visita a Valdebebas del lunes que viene. Con el ‘pescao vendido’ en Manchester, o así lo refleja el marcador antes de empezar el partido de vuelta, Imanol ha dejado en Donostia a su capitán, Illarramendi; a su principal jugón, David Silva; y a Carlos Fernández, con el que no ha querido arriesgar lo más mínimo a pesar de estar recuperado de su lesión. Es bastante evidente lo que le pasa por la cabeza a Imanol. Por eso, no es descartarle que haga rotaciones en el once inicial y que algunas de las llamadas principales referencias del equipo se queden de inicio en el banquillo. Monreal, Oyarzabal y Portu apuntan a descansar. Januzaj sí será titular, en el que será su regreso a la que fue su casa hace años. E Isak también, salvo que Imanol sorprenda con Bautista. Pequeños detalles que se convierten en mensaje y que reflejan que, si en la Real quieren soñar, lo van a hacer de forma moderada, no vaya a ser que el sueño acabe como en Turín en pesadilla.

Artículos relacionados

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Compruebe también
Close
Back to top button
Close
Close