Moda

Hugo Boss regresa a la rentabilidad impulsada por Europa y moda masculina

Madrid – Mientras aguardamos a la espera de conocer las bases de su nuevo plan estratégico a 2025, una nueva hoja de ruta que desde la dirección del Grupo darán a conocer a lo largo de esta misma mañana, desde Hugo Boss acaban de dar a conocer una última actualización sobre sus cuentas, publicando sus resultados económicos relativos al segundo trimestre de su actual ejercicio de 2020. Periodo finalizado el pasado 30 de junio de 2021, durante el que la compañía alemana logró registrar un destacado aumento de ingresos y de facturación, logrando situarse en unos niveles muy próximos a los de su etapa previa a la irrupción de esta pandemia por coronavirus.

De este modo, durante este segundo trimestre de su actual ejercicio fiscal, las ventas totales de Hugo Boss ascendieron hasta los 629 millones de euros. Cifra superior en un +128,73 por ciento respecto de los 275 millones que llegaba a reunir al cierre del mismo periodo de 2020, y solamente un -4 por ciento por debajo de las ventas obtenidas durante el mismo periodo de 2019. Mientras que en el capítulo de beneficios, Hugo Boss cerraba este segundo trimestre del año con un EBIT en positivo de 42 millones de euros, frente a las perdidas por valor de -250 millones de 2020, y con un beneficio neto en positivo por valor de 25 millones de euros, muy alejado de las pérdidas netas por valor de -186 millones de euros que llegaba a sumar durante el mismo segundo trimestre de 2020.

Sumando esta última evolución a la experimentada por la multinacional durante su primer trimestre del año, Hugo Boss logra cerrar esta primera mitad de ejercicio con unas ventas totales por valor de 1.126 millones de euros, un +35,66 por ciento superiores a las ventas por valor de 830 millones que registraba al cierre del primer semestre de 2020. Así como con un EBIT de 43 millones de euros, frente a las pérdidas operativas por valor de -263 millones del pasado año, y con un beneficio neto en positivo por valor de 17 millones de euros, frente a las pérdidas netas de -204 millones de euros que sumaba al cierre del mismo primer semestre de 2020.

“Nuestro sólido desempeño durante el segundo trimestre demuestra de manera taxativa el gran potencia con el que cuentan nuestras dos marcas, Boss y Hugo”, manifestaba Daniel Grieder, director ejecutivo de Hugo Boss, a lo largo de unas declaraciones difundidas desde la propia compañía germana. “Estamos bien preparados para lograr impulsar aún más la recuperación de nuestra empresa también durante la segunda mitad del año”, añade Grieder. “De cara al futuro”, apostilla, “estoy convencido de que la solidez de nuestras marcas, nuestro modelo de negocio altamente diversificado y nuestros motivados equipos de trabajo, permitirán a Hugo Boss valerse de todo su potencial durante los próximos años”.

Crecimiento en todas las regiones y canales

Entrando ya a desgranar el comportamiento que ha experimentado la multinacional a lo largo de esta primera mitad de ejercicio, durante este primer semestre del año, por mercados, las ventas de la compañía crecieron en todas y cada una de las regiones en las que se encuentra activa respecto a sus cifras de 2020. Manteniendo la región de EMEA como la principal fuente de ingresos de la compañía, con unas ventas totales por valor de 684 millones de euros, superiores en un +27,85 por ciento frente a los 535 millones que llegaba a sumar al cierre del primer semestre de 2020. Mientras que en las Américas las ventas alcanzaron los 203 millones de euros, un +63,71 por ciento más que con respecto a los 124 millones de 2020, y con una Asía-Pacifico en la que las ventas se situaron en los 205 millones de euros, un +43,36 por ciento más que frente a los 143 millones del primer semestre de 2020. Terminando con un capítulo aparte relativo a los ingresos por licencias del Grupo, donde en su caso experimentó un aumento del +21,43 por ciento, pasando de los 28 a los 34 millones de euros.

Mientras tanto, por canales de distribución, en el canal minorista de venta directa al consumidor, Hugo Boss registró un aumento de la facturación del +32,95 por ciento, pasando de los 525 a los 698 millones de euros. Al tiempo que hacía lo propio en el canal mayorista, experimentando un crecimiento del +41,88 por ciento, tras elevar ingresos desde los 277 a los 393 millones de euros.

Por último, en el terreno de lo online, las ventas digitales de la compañía en todo su conjunto, tanto las realizadas a través de su tienda online propia como de las plataformas digitales de sus socios comerciales, continuaron experimentando un fuerte incremento, especialmente durante un segundo trimestre en el que firmaron un aumento del +27 por ciento con respecto a las cifras registradas durante el mismo periodo del pasado año. Subida que deja a las ventas totales sobre este canal registrando un crecimiento del +122 por ciento con respecto a las obtenidas en 2019.

Fuerte dependencia en moda masculina

En cuanto al comportamiento de la compañía, por marcas, las ventas de “Boss”, la línea premium del Grupo, experimentaron un aumento del +36,79 por ciento, desde los 704 hasta unos actuales 963 millones de euros. Mientras que en el caso de “Hugo”, su marca de moda más casual y urbana, las ventas aumentaron un +28,57 por ciento, pasando de los 84 millones de facturación que llegaban a sumar al cierre del primer semestre de 2020, hasta los 108 millones de euros.

Como dato adicional, por colecciones, las ventas de las colecciones de moda masculina aumentaron en un +36,33 por ciento, pasando de los 746 a los 1.017 millones de euros. Al tiempo que las colecciones de moda mujer se mantenían a una distancia asombrosa, firmando una subida del +28,57 por ciento, correspondiente a un aumento de facturación desde los 84 a los 108 millones de euros.

Aumento de la facturación de entre un 30 y un 35 por ciento para 2021

De cara a lo que resta de ejercicio, a pesar de las incertidumbres persistentes que planean en la escena global como consecuencia de la pandemia, desde Hugo Boss confían en continuar con su tendencia hacia la recuperación durante la segunda mitad del ejercicio. Estimando poder llegar a cerrar el año, gracias a entre otras a las medidas que empezarán a aplicarse siguiendo las bases de ese próximo plan estratégico a 2025, con un aumento de ventas totales de entre un +30 y un +35 por ciento sobre su facturación de 2020, ejercicio que se cerró con una facturación por valor de 1.946 millones de euros. Previendo igualmente un aumento de su EBIT hasta la horquilla de entre los 125-175 millones de euros, frente al resultado negativo de -236 millones de euros que Hugo Boss terminó reflejando sobre sus cuentas al cierre de su pasado ejercicio de 2020.

Artículos relacionados

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Compruebe también
Close
Back to top button
Close
Close