Deportes

Gerard y un pueblo contra el verdugo croata de Mourinho

Imprimir

Habrá equipos iguales o mejores que el Villarreal en esta ronda de cuartos de final de la Europa League. Incluso con más ilusión. Pero ninguno con la sensación a cuestas de que el fútbol le debe, por tantos motivos, una final. Ni siquiera ya un título. Tras un subcampeonato de Liga, unas semifinales de Champions, tres de Europa League y una de Copa, el proyecto de Roig se presenta en Zagreb con la fe de que esta vez es la buena. Con la convicción de que sopla el viento a favor por su buen momento de forma, con la confianza en el currículum de Emery y con el orgullo de saber que Gerard, delantero titular de la Selección y trigoleador en Granada, porta la bandera. Sus 23 goles y ocho asistencias esta temporada ilusionan. Es ahora o nunca.

La sensación general en el Submarino es que el sorteo podía haber sido más duro. El Dinamo de Zagreb no juega unos cuartos desde 1970 (cayó en la Recopa ante el Schalke). Sin embargo, el hecho de que en 2010 se enfrentaran (2-0 y 3-0 en Vila-real) camine líder en su liga plagado de internacionales y que, sobre todo, eliminara en octavos con épica al Tottenham pone las orejas tiesas. El equipo croata viene rebotado de la fase previa de la Champions y tiene a Orsic como su estrella rutilante. Su hat-trick propició la visita del mismísimo Mourinho al vestuario rival para aplaudir tal gesta. Burton, por su parte, es el único jugador que conoce de verdad a Emery. Coincidieron en el Arsenal sin que el técnico diera mucha bola al galés (sigue el partido en directo en As.com). 

Emery pondrá a su mejor once. La duda es si ser justo con Bacca o hacer terapia con Alcácer. El resto, con la vuelta de todos los jueves de Rulli a la portería, se recita de carrerilla. El Villarreal disputará por cuarta vez unos cuartos y lo hará como el equipo que más partidos ha disputado en esta competición (84), el que más ha ganado (46) y el que más goles ha metido (144). Le falta rematar la faena, con cinco hipotéticos partidos por delante entre los que podría haber dos con el Arsenal en semifinales, como recordatorio de aquel duelo con Riquelme fallando un penalti. Pero eso es mucho aventurar. Conviene centrar el reto en lo de esta noche para que el sueño de un pueblo de 50.000 habitantes no se convierta en una pesadilla.

Artículos relacionados

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button
Close
Close