Entretenimiento

Enfrentan demócratas a republicanos recalcitrantes al asumir el poder

Washington.- Los demócratas tomarán este miércoles el control tanto de la Casa Blanca como del Congreso por primera vez en una década, sin embargo, ya se dieron cuenta de las dificultades que tendrán para gobernar al tener poco espacio para maniobrar alrededor de los republicanos, que al parecer no tienen ganas de cooperar.

Aun antes de que el presidente electo Joseph R. Biden haga su juramento como el nuevo presidente, un senador republicano puso obstáculos este martes a uno de sus nominados al gabinete, colaborando para negarle a Biden desde el primer día la confirmación de funcionarios de seguridad nacional que otros presidentes entrantes han tenido como algo garantizado durante décadas.

El senador demócrata Chuck Schumer de Nueva York, quien se convertirá en el líder de la mayoría, tuvo negociaciones difíciles con el senador republicano Mitch McConnell de Kentucky y entrante líder de la minoría, sobre los planes para manejar a un Senado que está dividido en partes iguales.

Además de estos temas difíciles, el próximo juicio político del presidente Trump presenta complicaciones extraordinarias para un partido que preferiría enfocarse en la audaz agenda demócrata. Sin embargo, aunque eventualmente será estructurado, el juicio va a consumir tiempo, energía e impulso en los primeros días de la nueva era democrática en Washington.

“Eso será como un obstáculo en el camino”, aceptó Christopher J. Dodd, ex senador demócrata de Connecticut y asesor cercano de Biden. “Sé que Joe está decepcionado de que esto va a tomar algún tiempo. Pero el hecho es que lo que ocurrió ese día es tan significativo que ignorarlo o tratarlo como algo casual sólo se convertiría en una invitación para que eso suceda nuevamente”.

La resistencia republicana ocurre mientras Biden ha dejado en claro que desea trabajar con ambos partidos para lograr sus ambiciones legislativas y aun sigue pensando que existe la posibilidad de tener un consenso bipartidista en un Senado que está mucho más polarizado desde que él salió de allí en el 2009, hace 36 años. 

Artículos relacionados

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button
Close
Close