Deportes

El Villarreal entra en la historia

Por fin. Todo cuesta, pero todo llega. El Villarreal, con 98 a√Īos de historia a sus espaldas y mil cicatrices acumuladas tras su paso por todas las categor√≠as del f√ļtbol espa√Īol, jugar√° su primera final el 26 de mayo de 2021. Una fecha imposible de borrar para los restos en el Mediterr√°neo, donde se hab√≠an empezado a acostumbrar a vivir de la ilusi√≥n y a morir en la orilla. El Submarino se lo ha ganado por su ejemplar progresi√≥n en el siglo XXI, por su insistencia (quintas semifinales) y, sobre todo, por su partidazo hace siete d√≠as ante el Arsenal en La Cer√°mica y por su resistencia y disciplina en la complicada vuelta de Londres.

Hechos los deberes, su d√≠a de gloria lo vivir√° en Gdansk (Polonia) ante un gigante como el Manchester United, con 9.500 aficionados en las gradas, con la posibilidad de reencontrarse con 2.000 groguets que se dejar√°n la garganta animando en el estadio, con otros 50.000 fieles que empujar√°n desde sus casas y con un pa√≠s detr√°s de todos ellos alentando porque el Submarino, qui√©n lo iba a decir, es el √ļnico representante espa√Īol vivo en Europa. Esta vez, aunque parezca mentira, era m√°s importante saldar las deudas del alma que las de las vitrinas, pero no hay que olvidar que, m√°s all√° de la alegr√≠a, el equipo de Emery se ha ganado optar por fin a un t√≠tulo que, adem√°s, podr√≠a otorgarle una invitaci√≥n con honores a la Champions.

La puesta en escena de inicio del Villarreal fue fabulosa. El planteamiento de Emery, al que se le acus√≥ de conservador en la ida cuando pudo sentenciar, fue determinante. Mand√≥ presionar arriba y tener pausa con bal√≥n. Con Pau, Parejo y Trigueros todo parece m√°s sencillo. El Arsenal compareci√≥ con el morro torcido al perder en el calentamiento a Xhaka. Arteta tuvo que tirar en ese lateral izquierdo de Tierney, a medio gas por unas molestias musculares. Chukwueze supo oler el miedo y le castig√≥ encar√°ndole una y otra vez. Del nigeriano fue la primera ocasi√≥n del partido con una buena rosca (5‚Äô). La segunda fue con una falta de Parejo (23‚Äô). Con todo controlado, pese a que curiosamente el jugador m√°s determinante del Villarreal, Gerard, estaba siendo el menos entonado, todo cambi√≥ en un solo minuto. Primero, con el estreno en el partido de Aubameyang, cuyo disparo tras una mel√© peg√≥ en el palo (26‚Äô). Y unos instantes despu√©s con la lesi√≥n de Chukwueze, que dio un respiro a la defensa del Arsenal a la vez que otorg√≥ una nueva oportunidad a Emery para demostrar de qu√© pasta est√° hecho: de todas las opciones que le brindaba el banquillo eligi√≥ a Yeremy, canterano de 18 a√Īos.

El 2-1 global mantenía al Villarreal sin sufrir aunque sus aspiraciones se sostenían en un alambre. El Arsenal regresó de vestuarios con los niveles de ansiedad a punto de colapsar. Partey no estaba a gusto como organizador del cotarro. Ni Odegaard como animador. Los extremos, Pépé y Saka, fueron engullidos por el amor propio de Mario y Pedraza, respectivamente. Aun así, el conjunto inglés mejoró aprovechando que el Villarreal regresó algo más despistado. Pépé y Smith-Rowe, en el segundo fallo grosero de Rulli en el partido, pudieron cambiar el rumbo del duelo. Como también lo pudo hacer después Gerard (53’), que tras hacer 26 goles y dar nueve asistencias esta temporada ha llegado a este cruce con menos brillo de lo habitual pero igual de comprometido. El delantero pudo hacer mil cosas y eligió la peor.

As√≠ se lleg√≥ a un final de infarto en el que Aubameyang volvi√≥ a rematar a la madera con un gran cabezazo (79‚Äô). Menos mal que el Villarreal dio una lecci√≥n de entereza con Albiol a los mandos y no aire√≥ sus temblores, y que el Arsenal ofreci√≥ una exhibici√≥n de impotencia. Las gotas de sudor y sufrimiento en la expedici√≥n amarilla, por fin, se transformaron en l√°grimas de emoci√≥n y orgullo. El Roig que se derrumb√≥ con aquel penalti de Riquelme y un descenso a Segunda inesperado mut√≥ en el presidente m√°s radiante junto a otro pilar del proyecto como es su hijo. Mientras, Emery, que perdi√≥ una final de la Europa League hace un par de a√Īos que le crucific√≥ en el Arsenal, ya tiene en su mano la revancha, recordando que ser√° su quinta final en esta competici√≥n y que ya tiene tres copas como √©sta. A Llaneza, alma m√°ter de este invento y ahora retirado, no lo pudimos ver en ninguna imagen, pero le imaginamos alzando su copa y brindando. Este logro en gran parte es suyo. Como tambi√©n lo es de ese min√ļsculo grupo de periodistas que siempre acompa√Īa a este humilde equipo de pueblo, desde los campos de 2¬™B a los estadios m√°s pomposos de ahora, y de los aficionados y socios que nunca fallan y de otros que desgraciadamente ya no est√°n. El Villarreal ha llegado gracias a ellos al Olimpo donde so√Ī√≥. Y, ojo, costar√° mucho despertarle. ¬°Endavant! Nos vemos en Polonia.

 

Artículos relacionados

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button
Close
Close