Moda

Burberry se aproxima a sus valores prepandemia impulsada por la renovación de su público

Madrid – La firma británica de moda Burberry ha dado a conocer, hace escasamente unos minutos, sus resultados financieros relativos al primer trimestre de su actual ejercicio fiscal de 2021/2022. Periodo finalizado el pasado 26 de junio, durante el que la compañía llegó a facturar unas ventas totales por valor de 479 millones de libras. Valor que se sitúa en un +86,38 por ciento por encima frente a los 257 millones de libras que llegó a generar durante el mismo periodo del pasado año, y tan solo un -3,82 por ciento por debajo de los 498 millones de libras que firmaba al cierre del mismo primer trimestre de 2019.

En términos comparables, apuntan desde la dirección de la compañía británica, esto no obstante se habría reducido en un aumento de las ventas del +90 por ciento respecto al periodo de 2020, y de una ligera subida del +1 por ciento con respecto al de 2019. Unas estimaciones así pues que permitirían a la compañía mostrarse más que confiada en su futuro a corto y medio plazo, entre otras gracias el gran éxito y al buen impacto que están generando las colecciones del italiano Riccardo Tisci, director creativo de la firma desde el pasado marzo de 2018, si no fuera por la próxima salida del actual director ejecutivo de la empresa. Un Marco Gobbetti que cambiará la dirección de la firma británica por la de la italiana Ferragamo a finales de este mismo año de 2021, en lo que ha supuesto un frente revés para una Burberry que sufría como consecuencia una fuerte depreciación de sus títulos en la Bolsa de Valores de Londres. Golpe del que todavía no ha logrado, ni mucho menos, sobreponerse, manteniéndose en los 2.021 peniques por acción frente a los 2.250 en los que se encontraba el pasado 25 de junio.

Aún así, defendiendo su rol como actual director ejecutivo de Burberry, Gobbetti destacaba el “excelente comienzo del nuevo año fiscal” que ha logrado firmar la compañía británica, cuyas cuentas se han visto reforzadas por unas ventas a precio completo que “han aumentado”, entre otras consideraciones gracias especialmente a “que nuestras colecciones y nuestras campañas han atraído a nuevos clientes de las jóvenes generaciones de compradores de lujo a la marca”. “Hemos observado un fuerte aumento en algunas de nuestras categorías de producto estratégicas, como artículos de cuero y prendas outerwear, y hemos abandonado la política de rebajas en tiendas digitales y físicas”, al tiempo que “continuamos implementando el desarrollo de nuestro nuevo concepto de tienda, con el que transformaremos la forma en la que los clientes experimentan con nuestras marcas y productos”. Con todo ello, y “a pesar de continuar en un entorno extremadamente desafiante, estamos muy satisfechos con el progreso de nuestra estrategia”. “Con la compañía firmemente encaminada hacia el crecimiento y la rentabilidad, confiamos en lograr todas nuestras metas a medio plazo”.

Una plena recuperación en términos comparables, lastrada por un Europa que renquea

Entrando en los detalles más significativos que este primer trimestre de ejercicio ha conllevado para la firma británica, por mercados y en términos de ventas comparables, incluidas las procedentes del canal online, las vetas de Burberry en Asia Pacífico aumentaron un +27 por ciento respecto a 2020 y un +7 por ciento respecto a 2019, con un notable empuje en los mercados de Coreo y de la China continental. Un crecimiento que, al menos en porcentaje —la británica no ha pormenorizado los montantes totales de las ventas por mercados—, se veía aún más sobrepasado por una región de las Américas, en la que las ventas comparables se disparaban un +341 por ciento frente a las recogidas en 2020 y un +34 por ciento con respecto a las de 2019.

Frente a estos buenos resultados, y en línea con lo que precisamente apuntábamos desde FashionUnited a comienzos de esta misma semana, Europa continuó ejerciendo un papel negativo sobre las cuentas de la compañía, mostrándose como un mercado que continúa duramente afectado por los límites a los vuelos internacionales y los cierres impuestos como consecuencia de la pandemia. Restricciones y limitaciones que finalmente se veían reflejadas en un área de EMEIA que, pese a recoger un incremento del +146 por ciento de las ventas en términos comparables con respecto a 2020, se sigue situando un -38 por ciento por debajo a los ingresos obtenidos por Burberry durante el mismo periodo de 2019.

Perspectivas para lo que resta de ejercicio

De cara a lo que resta de este ejercicio de 2021/2022, y una vez analizados los datos, las perspectivas de Burberry permanecen sin cambios, a excepción de las realizadas sobre un canal mayorista en el que ahora espera aumentar su volumen de negocio en aproximadamente un +60 por ciento interanual durante el primer semestre de ejercicio. Quedando sus perspectivas para el medio plazo en línea con lo estimado, esperándose un crecimiento de un solo dígito y una mejora significativa de su margen de beneficios.

Artículos relacionados

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button
Close
Close