Moda

Burberry abre las puertas de su nueva flagship de Londres

Madrid – La célebre firma de moda británica Burberry acaba de abrir las
puertas de su nueva, e impresionante, flagship store de Londres, en el
número 1 de Sloane Street, en las inmediaciones de Hyde Park. El primero de
todos los establecimientos y puntos de venta de la prestigiosa casa de
modas en el que ha pasado a exhibir su nueva y renovada imagen como firma
de lujo exclusivo.

Con la apertura de esta nueva flagship store, la firma viene de algún
modo a completar el profundo proceso de reposicionamiento en el que se
encontraba inmersa desde hace ya varios años. Un periodo de transición que
se abría con el firme propósito de encaminarla hacia el ámbito más elevado,
en cuanto a productos y público, de la industria de la moda, que la firma
británica, tras una última etapa ciertamente gris bajo la dirección de
Christopher Bailey —apuntalada con unos resultados financieros a la baja—,
iniciaba en julio de 2017 con la entrada como nuevo director ejecutivo del
italiano Marco Gobbetti. Incorporación a la que se sumaba, en febrero de
2018, la del igualmente italiano Riccardo Tisci como nuevo director
creativo de la firma, en lo que debe de entenderse como el momento exacto
en el que se daba inicio a esta nueva y excitante etapa de la historia de
la firma británica.

Durante todos estos últimos años, Tisci bien ha sabido hacer uso de su
posición para renovar todo el universo creativo y aspiracional de la casa,
valiéndose de su propia herencia y de sus creaciones más aplaudidas,
mediante unas colecciones y propuestas con las que sin duda que ha
respondido al objetivo marcado de lograr asimilar el nombre de Burberry al
de las otras grandes casas de moda del sector lujo, véanse nombres como los
de Gucci, Balenciaga, Christian Dior o Givenchy. Una asimilación al alza,
que si bien el italiano lograba reflejar desde el mismo día uno sobre las
pasarelas a través de las distintas colecciones que ha venido desarrollando
para la firma, no es hasta ahora cuando logra finalmente saltar de esas
prendas al medio físico, mediante la apertura de esta nueva flagship store
de Londres. Establecimiento al que, ya anuncian desde Burberry, le seguirán
la apertura de otras tres flagship stores en los próximos 12 meses: una en
el entorno del complejo Plaza 66 de Shanghái, otra en la Rue Saint-Honoré
de París y una última y tercera nueva apertura también en Londres, en su
céntrica y abigarrada Bond Street.

“Nuestra nueva flagship store en el No.1 de Sloane Street es una
manifestación de todo lo que es Burberry: autenticidad, audacia, elevación,
con la creatividad como corazón y núcleo de todo”, explicaba el propio
Marco Boggetti, director ejecutivo de Burberry en funciones hasta finales
de año, momento en el que pasará a ostentar el mismo cargo dentro de la
italiana Ferragamo, a través de un comunicado. “Es el primero de nuestros
destinos en llevar nuestro nuevo concepto global de tienda, proporcionando
un entorno único de lujo británico que permitirá a nuestros clientes,
locales e internacionales, poder explorar nuestra marca y nuestros
productos”. “Estamos muy contentos de dar la bienvenida a nuestros clientes
a esta nuestra nueva casa”, en un ambiente que es todo un “lugar icónico en
el corazón de Knightsbridge”, y en el que se “conecta nuestro pasado,
presente y futuro”.

Reinterpretando en clave arquitectónica los elementos más
característicos de Burberry

Ocupando todo el edificio en chaflán que se encuentra en la esquina de
Sloane Street con Brompton Road, frente a Knightsbridge, la nueva flagship
cuenta con un total de seis plantas sobre rasante, de las que las tres
primeras se han reservado para la venta y la exposición de las colecciones
de la firma. Unas propuestas que encontraremos rodeadas de una cuidada
atmósfera, cuyo diseño ha corrido a cargo del arquitecto Vicenzo De Cotiis.
Responsable de perfilar unos interiores detallistas colmados de referencias
al propio imaginario y al lenguaje creativo de la firma británica.

Dando buena cuenta de este ejercicio referencial, para los interiores de
esta nueva flagship se ha recurrido a hacer uso de una paleta cromática
construida a partir de las tonalidades más propias de Burberry, empleando
como resultado tonos en beige, negros, blancos y rojos. Mientras que su
característico y tradicional patrón en tartán se ha terminado
reinterpretado, para dar forma a un techo que actúa a modo de elemento
unificador de todo el ambiente. Resultado de apostar por un patrón que se
ha terminado por descomponer hasta su extremo, reducido a unas lineas que
se cruzan y se superponen, convertidas en el elemento básico a partir del
cual se ha dado forma a todos los demás detalles, vitrinas y expositores
que se encargan de dotar al establecimiento de su carácter distintivo.

“Queríamos crear una especie de caparazón, un hogar en el que el arte,
la cultura y las personas se desenvolvieran guiados por una modernidad
inteligente y elegante”, explica el arquitecto Vincenzo De Cotiis, en
relación a un establecimiento que debe entenderse como un “retrato” de los
valores de la propia firma británica. Un lugar “abierto y acogedor,
prolíficamente rico en detalles”, desde el que disfrutar de un “ambiente
familiar y a la vez estimulante, en el que participar activamente de la
tradición” de la casa de modas. Un espacio así pues “dinámico y versátil”,
en el que “la confianza y la fuerte firmeza reverberan desde un punto de
vista histórico, mientras que al mismo tiempo entran en contradicción con
la contemporaneidad”.

Artículos relacionados

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button
Close
Close