Entretenimiento

Aumentan expulsiones exprés | El Diario

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

viernes, 05 febrero 2021 | 11:29

Decenas de extranjeros son expulsados todos los días de manera exprés por Estados Unidos a Ciudad Juárez bajo el Título 42 de la Sección 265 del Código de los Estados Unidos, sin ser recibidos por las autoridades nacionales, pese a que su envío a México es un acuerdo entre ambos países.

Sin importar el idioma o su condición física, los migrantes son dejados por los agentes estadounidenses en la línea fronteriza del puente internacional Zaragoza-Ysleta, donde ellos caminan solos por el área peatonal a esta frontera, sin un registro ni oportunidad de asilo político.

El Diario se percató ayer de la expulsión de al menos 18 migrantes de Zacatecas, Ecuador, Honduras y Guatemala, todos sin haber pasado por un procedimiento de registro o de ayuda humanitaria en México. 

“En Estados Unidos nos botaron todo, todo a la basura,  la ropa y los zapatos” reclamó Johan Decopin, quien formó parte de un grupo de más de 80 haitianos expulsados a Ciudad Juárez la mañana del miércoles. 

Las decenas de familias cruzaron a México en huaraches, la mayoría sin hablar español, sino criollo, con hambre, sed y en algunos casos sin saber en qué ciudad estaban. 

Pese a que ingresaron por inercia a las oficinas del Instituto Nacional de Migración (INM) ubicadas en el puente internacional Zaragoza, los haitianos no recibieron apoyo, por lo que tuvieron que caminar a la calle para pedir ayuda a los juarenses para ir a un albergue. 

Tras enterarse de la expulsión de decenas de migrantes que pedían techo, comida y ropa, personal de la Organización Internacional para las Migraciones de Naciones Unidas (OIM) y Dirvin García Gutiérrez, jefe de Atención a Migrantes del Consejo Estatal de Población en Chihuahua, acudieron a ayudarlos. 

Pese a que –confundidos con el idioma y sin saber a dónde ir– la mayoría ya se había dispersado, pudieron brindar apoyo a un grupo de 34 migrantes, al menos la mitad de ellos menores de edad. 

Tras pedir la ayuda del Grupo Beta, fueron trasladados al albergue filtro Espíritu Santo, donde permanecerán 14 días para poder detectar algún síntoma de Covid-19, y luego serán canalizados a otro espacio de la Red de Albergues de Ciudad Juárez.

“No traen zapatos, vienen en sandalias, algunos no traen calcetas, detectamos que no han tenido algún alimento, tuvieron un snack en el Centro de Detención (de Estados Unidos). Vemos que no traen chaquetas, no traen abrigos, en algunos casos comentan que les quitaron alguna de la ropa que traían”, comentó García Gutiérrez.

El funcionario estatal reclamó las condiciones de retorno de los migrantes extranjeros por parte de las autoridades de Estados Unidos.

“En este país, en donde son recibidos en estas condiciones, nos toca fortalecer demasiado nuestras capacidades en cuanto a asistencia humanitaria. Creemos que la situación no debe ser de esta manera, no debe continuar, se deben tomar medidas con mayor sentido humano de cómo tratar estos flujos o esta continuidad en los flujos migratorios. Sabemos de las condiciones, no estamos de acuerdo con estos procedimientos administrativos en absoluto”, apuntó.

“Estamos convencidos de que la administración de Biden puede cambiar las formas, los procedimientos, sin embargo, tienen que ser cambios de manera muy profunda, tanto para el personal operativo como para los directivos y administrativos de CBP (Custom and Border Protection) y de la Border Patrol”, señaló. 

Dijo que se detectó que hay resistencia de algunos jueces, segmentos de poder en Estados Unidos, sin embargo, “estas condiciones no son las más favorables para las personas en situación de movilidad, que ya de por sí durante su tránsito han sido víctimas de violaciones a sus derechos humanos”.

Para el sacerdote Francisco Javier Calvillo, director de la Casa del Migrante de Ciudad Juárez, dichas expulsiones violan los derechos humanos de los migrantes, ante el silencio de la autoridad mexicana.

Lamentó que sean expulsados a esta frontera sin importar su nacionalidad y sin la oportunidad de solicitar asilo político, dejándolos en el limbo, bajo un proceso violatorio a su dignidad y a sus derechos humanos. 

“No tienen cita –ante la Corte de Inmigración–, no tienen nada. Los regresan bajo el Título 42 en horas y es muy peligroso y es muy delicado, porque son familias con niños que quedan en el limbo en medio de la pandemia”, bajo el silencio de las autoridades mexicanas, señaló el religioso. 

hmartinez@redaccion.diario.com.mx

Artículos relacionados

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button
Close
Close